EL ESÓFAGO

El esófago es un órgano tubular muscular, de 25-28 centímetros de largo.

Se ubica entre la faringe y el estómago, recorriendo el cuello, el mediastino posterior en tórax y abdomen. A lo largo de su recorrido presenta dos esfínteres: uno superior o cricofaríngeo, y otro inferior antes de llegar al cardias.

Tiene un medio interno neutro (pH 7.0) y una cubierta no queratinizada; a diferencia del estómago, que es el órgano de la digestión de los alimentos, presentando células en su pared que producen jugo gástrico (pH 4.0) y a su vez células que producen moco para protegerlas.  El esófago no tiene esta protección.

                                              

Liebermann-Meffert D., Duranceau Hubert J. Stein A. Anatomía, embriología, fisiología y anormalidades congénitas del esófago. 2009; 1(1):200-210

Su función es llevar el bolo alimenticio desde la faringe al estómago.

Es un transporte activo, mediante una onda peristáltica, que va empujando el bolo hacia el estómago.

Existen mecanismos que previenen que el ácido del estómago refluya al esófago:

  • El impulso de las ondas peristálticas.
  • El hecho de que en condiciones normales tanto el esfínter esofágico superior (EES) como el esfínter esofágico inferior (EEI) permanecen cerrados.
  • Pinza diafragmática: Está representada por el hiato diafragmático, el cual actúa especialmente en la inspiración
  • Válvula de mucosa y fibras oblicuas del estómago que abrazan la boca de dicho órgano
  • Ángulo de Hiss: El que existe entre el borde izquierdo del esófago abdominal, a nivel del cardias, y el fondo gástrico
  • Membrana frenoesofágica: que fija el esófago abdominal al hiato esofágico y sus pilares
  • Motilidad del cuerpo del esófago cuyas ondas peristálticas primarias y secundarias son responsables de limpiar el material refluido al tercio distal y evitar un contacto prolongado del juego gástrico con la mucosa esofágica

 

El EEI  se relaja totalmente ante la  onda peristáltica, permitiendo el paso del bolo alimentario, cerrándose hasta que el esófago distal quede deshabitado. Si el EEI no funciona correctamente podemos encontrarnos:

  • Hipertonía o relajación inexistente: dificultando la deglución.
  • Hipotonía o relajación excesiva: permitiendo el reflujo del contenido gástrico al esófago, produciéndole daño porque el esófago no está protegido como el estómago.

 

Liebermann-Meffert D., Duranceau Hubert J. Stein A. Anatomía, embriología, fisiología y anormalidades congénitas del esófago. 2009; 1(1):200-210

Pirosis

Sensación de ardor, quemazón o incluso “fuego” , que se inicia en la “boca del estómago” y asciende por el centro del tórax.

 

Tos irritativa

Tos inducida por el mecanismo reflejo secundario a la microaspiración del ácido y pepsina

Disfonías

Alteración del tono de voz, “ronquera”

 

Regurgitación

Sensación de que parte de la comida viene a la boca.

 

Dolor centrotorácico

Por espasmos esofágicos.

 

Disfagia

El término disfagia se refiere a la dificultad para la deglución, y repercute de forma muy negativa sobre la calidad de vida. En los casos más graves puede provocar deshidratación, pérdida de peso y desnutrición.

 

Woodland P, Sifrim D. Esophageal Mucosal Integrity in Nonerosive Reflux Disease. J Clin Gastroenterol. 2014; 48(1): 6-12.

Mearin Manrique F., Elizalde J. I. Frez. Farreras-Rozman Medicina Interna. Enfermedades del Aparato Digestivo, Gastroenterología y Hepatología. Elsevier;2014(XVII):15-19.

Esofagitis no erosiva

Pacientes que presentan síntomas de esofagitis (pirosis y/o regurgitación ácida y de alimentos) que no muestran lesiones esofágicas (erosiones) en el estudio endoscópico. Esta es la variedad más frecuente ya que ocurre en el 70% de los casos de ERGE en la población general.

Esofagitis erosiva

Inflamación e irritación de la mucosa del esófago secundaria al reflujo gastroesofágico; presentando una coloración rojiza y heridas o desgarros poco profundos (erosiones). Los pacientes refieren pirosis + regurgitaciones + dolor al tragar (odinofagia) + hemorragia digestiva.

Estenosis esofágica  

Complicación de la esofagitis erosiva, dado que al cicatrizar las lesiones provocan el estrechamiento de la luz  del esófago apareciendo dificultad al tragar (disfagia).

Esófago de Barrett

La mucosa del esófago debido a la irritación constante de los ácidos se transforma en mucosa similar a la intestinal (metaplasia), con mayor capacidad defensiva pero que predispone al desarrollo de tumores esofágicos (adenocarcinomas).

 

Woodland P, Sifrim D. Esophageal Mucosal Integrity in Nonerosive Reflux Disease. J Clin Gastroenterol. 2014; 48(1): 6-12.

Mearin Manrique F., Elizalde J. I. Frez. Farreras-Rozman Medicina Interna. Enfermedades del Aparato Digestivo, Gastroenterología y Hepatología. Elsevier;2014(XVII):15-19.