Preguntas frecuentes sobre la ERGE

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

Por reflujo gastroesofágico entendemos el paso del contenido ácido del estómago al esófago. La acidez de los jugos gástricos puede provocar daño en el esofágo, no acostumbrado a soportar un pH tan bajo.

¿Por qué se produce el reflujo?

Al tragar los alimentos pasan de la garganta al esófago, un órgano tubular largo, que los transportará al estómago. Entre el esófago y el estómago, existe un músculo llamado esfínter esofágico inferior que actúa como “puerta” de apertura al estómago, y en condiciones normales se encuentra cerrado, excepto en el momento de tragar. Cuando este músculo no puede cerrarse, los contenidos ácidos del estómago pueden ascender al esófago, apareciendo el reflujo.

¿Qué síntomas puedo presentar si padezco de reflujo?

Pirosis, conocido como ardor o acidez, es una sensación de quemazón centrotorácica que ocurre frecuentemente tras las comidas, se inicia en la “boca del estómago” y asciende por el centro del tórax.
El reflujo gastroesofágico también puede ser causante de tos irritativa (seca) o disfonías (ronqueras)
A veces podemos notar regurgitación o sensación de que la comida vuelve a la boca.
Cuando aparecen síntomas hablamos de Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE).

¿Es un problema frecuente o soy al único que le ocurre esto?

Es un problema frecuente, aproximadamente uno de cada 10 adultos tienen estos síntomas por lo menos una vez a la semana, y uno de cada tres, mensualmente.

¿Qué puedo hacer si sufro de reflujo gastroesofágico?

En primer lugar existen una serie de consejos para evitar tener reflujo gastroesofágico, o mejorar la sintomatología de los que lo padecen (ver apartado de consejos). Este debe ser siempre el primer escalón de tratamiento.

¿Qué hago si con los consejos no es suficiente?

Si sus síntomas se mantienen o son frecuentes, debe consultar con su médico o su farmacéutico.

¿Existe alguna prueba diagnóstica para establecer un diagnóstico?

En los casos en los que los síntomas son persistentes o importantes, podemos hacer una endoscopia, prueba diagnóstica en la que a través de un tubo que lleva en su extremo distal una cámara podemos visualizar la pared del esófago, analizando in vivo si hay daño en la mucosa esofágica. Además en el caso de observarse lesiones se podría tomar una pequeña muestra (biopsia) y analizar al microscopio el motivo del daño.
Otro prueba utilizada en Gastroenterología, es la manometría, estudio de los movimientos del esófago y del esfínter esofágico inferior mediante el empleo de una sonda con receptores sensibles al movimiento y un ordenador en el que se registran los resultados obtenidos, con esta prueba podemos conocer si el esfínter esofágico inferior cierra correctamente. También existe la pHmetría esofágica, consiste en la medición de los niveles de ácido en el esófago mediante el empleo de una sonda con receptores sensibles al ácido.

 

Hani de Ardila. Fisiopatología de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Rev Col Gastroenterolo. 2009; 24 (1): 87-94.

Altomare A, Pier Luca Guarino M, Cocca S, Emerenziani S, Cicala M. Gastroesophageal reflux disease: Update on inflammation and symptom perception. World J Gastroenterol. 2013; 19(39): 6523-6528.

Chia-Chin L, Jeng Woei L, Tso-Tsai L, Chih-Hsun Y, Chien-Lin C. Relevance of Ultrastructural Alterations of Intercellular Junction Morphology in Inflamed Human Esophagus. J Neurogastroenterol Motil. 2013; 19 (3): 324-331.

Woodland P, Sifrim D. Esophageal Mucosal Integrity in Nonerosive Reflux Disease. J Clin Gastroenterol. 2014; 48(1): 6-12.

Mearin Manrique F., Elizalde J. I. Frez. Farreras-Rozman Medicina Interna. Enfermedades del Aparato Digestivo, Gastroenterología y Hepatología. Elsevier;2014(XVII):15-19.